sábado, 1 de agosto de 2009

Una puerta nueva, que nunca se abre del todo
Me convierte en rehén de sus movimientos
Expectante, sumergida en una espera irreal

Una puerta nueva, siempre entreabierta.
No alcanzo a darme cuenta que hay del otro lado
Pero el misterio antecede a la impaciencia

Una nueva puerta, compacta, firme
La espera se convierte en eterna
Mi expectación me obsesiona, no cesa

Ya no se como adivinar lo que esconde
Lo que hay del otro lado,
Lo que me espera
Detrás de la puerta.

1 comentario:

  1. Yo me mandaría a cruzarla... y seguramente después me arrepintiera, pero aprovecho esos escasos momentos de impuslsividad para hacer algo sin pensarlo.

    ResponderEliminar