miércoles, 22 de diciembre de 2010

Un barquito

Un barquito espolón
que intenta cruzar el océano
sin timón, sin rumbo, sin horizonte
solo él y la inmensidad.
Un simple barquito
sin madera de calidad
y con una inexperta tripulante
sin ganas de navegar.
Un barquito espolón
simple, sencillo, bobalicón
sin gracia, sin fortaleza
hundiéndose sin hundirse
a la deriva sin naufragar
y apenas flotando de pura casualidad.
Un barquito espolón
arriesgándose al viento mas leve
a la tormenta mas insignificante
tan ciego y obstinado este barquito
que casi peca de ridículo.

Un barquito espolón
que intenta sobrevivir a su inevitable naufragio.

2 comentarios:

  1. aunque el barquito lo intente si desde su partida ya sabe que el naufragio es inevitable, es imposible que ocurra algo distinto... ahora solo la esperanza lo pede hacer llegar a su destino si realmente sabe a donde se dirige, si no lo sabe caerá, naufragará, lo inevitable ocurrirá. Solo un buen navegante puede dirigirlo y es ese tu corazón.

    ResponderEliminar
  2. que lindo vecina! me imagino que todos hemos sido seremos ese barquito... hundiendonos de a poco, a pesar de de nuestros esfuerzos, casi como si la suerte ya estuviera escrita...

    ojala vuelva a escribir pronto.

    (me cambié de barrio, ahora estoy en: sindromespreotoniales.blogspot.com)

    un abrazo a calles de distancia...

    ResponderEliminar