sábado, 26 de diciembre de 2009

La Batalla de mi mente

Siempre pensé que no podía escribir sino desde la angustia, el enojo o el resentimiento.
Que era la bronca la que inspiraba a mi alma a descubrir las verdades más atroces, a desnudar las palabras mas crueles, e incluso a autodestruir los sentidos.
Siempre supe que sentirse así despertaba un instinto interno, demasiado cruel, casi animal que necesitaba expresarse de alguna forma, necesitaba su exteriorización para darle forma a su esencia.
Y así fue que siempre escribí, desde la bronca más inaudita, desde el odio más cruel (y más pasajero también)
Desde esa satisfacción de escupir cualquier pensamiento que pasara por mi mente en épocas de angustia. Desde la humilde sensación de autorrealización. Desde el lado más oscuro de mi alma.

Cada tanto asoman luciérnagas a las puertas de mi inspiración. Pequeñas lucecitas de buenos augurios y buenaventurazas. Destellos de felicidad, de buenos deseos, sensaciones lindas.

Pero siempre lo prohibido, lo oscuro, la peor resaca de maldad le gana.
Se libra una pequeña batalla, imperceptible para mi (no por lo inmaterial sino por lo efímera)
Y siempre la capa más oscura le gana.

¿Será que la tristeza pesa más que la felicidad?
¿Será que el dolor duele más que la alegría?

Creo yo que el dolor deja huellas y la felicidad solo destellos.
Que la tristeza deja sus llagas y la alegría tan solo pequeñas marcas.
La felicidad es profunda...pero tan fugaz!
Pero nunca me olvido que la tristeza es inevitable y la depresión, opcional.

3 comentarios:

  1. Gracia por pasar por mi blog, Me gusto mucho el tuyo tmb. Lo unico que puedo decir es que para ser feliz se necesita ser infeliz. Cuando estas triste decis, la puta madre estoy re vivo pero cuando sos feliz la vida pasa tan rapido que no te das cuenta. Cuando sos infeliz te das cuenta de que estas vivo y cuando estas feliz solo se vive. nos seguimos visitando y me hago tu seguidor

    ResponderEliminar
  2. Me encantó!!! Me gusta mucho la manera en que haces rimar los versos... muy Lorca por momentos. Cada vez me gusta más tu blog!
    Saludos!
    Gonzalo...

    ResponderEliminar